Buscar
  • Rosario Campos

El impacto económico del COVID-19 en Argentina

Actualizado: 31 de mar de 2020

La pandemia del COVID-19 constituye un shock para la economía global. La estrategia sanitaria que han seguido los países, basada en medidas de confinamiento y aislamiento social, reduce la demanda y la oferta, especialmente de servicios (turismo, hotelería, gastronomía, por mencionar algunos), pero también de bienes. Las políticas económicas buscan contrarrestar estos efectos a través de medidas expansivas, incluso en aquellas economías con espacio fiscal limitado. Las medidas pueden ser de sostenimiento de ingreso de las familias (seguro de desempleo o transferencias directas), de alivio tributario para las empresas, baja de tasas de interés, entre muchas otras.

El impacto en la economía argentina. El impacto económico del COVID-19 es muy significativo pero en el mejor de los casos, transitorio. El problema es que encuentra a la economía argentina en recesión desde el segundo trimestre de 2018, con elevada inflación y sin acceso al financiamiento internacional. En ese marco, las decisiones deben buscar en la medida de lo posible que la economía siga funcionando, preservar la cadena de pagos y a los sectores más afectados. El gobierno anunció que la cuarentena durará por lo menos hasta el 13 de abril. Argentina ha realizado en torno 85 tests por cada millón de habitantes de acuerdo con los datos disponibles. Incrementar el número de tests permitiría aproximarse mejor a la curva de infectados, y a su vez calibrar mejor las medidas de aislamiento social. Además de reunirse con médicos expertos, es clave que el gobierno argentino consulte a economistas que conozcan la economía real y puedan medir el impacto de la cuarentena obligatoria en pymes, autónomos y monotributistas. Se necesitan medidas de alivio fiscal hoy. Y es fundamental para el día después.

El caso uruguayo. En Uruguay, la cuarentena no es obligatoria pero se exhorta a la población a cumplirla voluntariamente, basándose en que se necesita mantener “los motores andando”. Por una parte, se creó el “Fondo Coronavirus” con rebajas salariales provisorias de cargos políticos y funcionarios públicos, para financiar las medidas que se están tomando para los sectores más afectados. Por otra parte, Uruguay acumula 980 tests realizados por cada millón de habitantes.

Hacia adelante no sabemos cómo se configurará la evolución de la crisis en el mundo ni en Argentina: si la recuperación será de tipo “V”, es decir rápida, o si hay que esperar el tipo “L”, donde la recesión es profunda y con una recuperación muy lenta, o un escenario intermedio de tipo “U”. La incertidumbre no permite proyectar escenarios. Habrá que seguir de cerca los acontecimientos en los países desarrollados del hemisferio Norte: si eventualmente se controla la situación sanitaria como pareciera haber ocurrido en Asia (puntualmente en China), las perspectivas económicas podrían ser menos desalentadoras.

124 vistas0 comentarios